¿Cuán lejos es muy lejos?

Un argumento común para los que quieren “Abrir el sobre” físicamente antes del matrimonio es que la Biblia no habla directamente sobre reglas referentes a una relación de noviazgos o cortejo. La mente de las personas con este tipo de argumentos, abre las puertas de posibilidades para las actividades físicas en la relación. La Biblia no habla mucho específicamente sobre reglas prematrimoniales, porque en los tiempos bíblicos las parejas no tenían tiempo de estar juntos, generalmente cero tiempo de estar solos, antes del matrimonio. Siguiente este raciocinio ¿Será que seguimos este mismo patrón para las parejas de hoy.

Dios desea que el hombre y la mujer se entreguen el uno al otro completamente bajo la protección de un pacto sellado en el matrimonio. Hay seguridad espiritual, emocional y física en esta relación. Fuera del matrimonio las relaciones físicas no tienen ninguna cobertura de parte de Dios. Para ser más radicales Dios no consiente esta relación, y no lo hace porque él sabe que la relación está basada en el deseo y las consecuencias fatales que con ella tre: Lujuria, celos, contiendas, inseguridad, sentido de pertenencia y co-dependencia, en la que se crea un lazo que le es difícil dejar sobre todo para las mujeres, soportando ellas incluso humillaciones. Siempre vas a poder darte cuenta que tan importante es algo para Dios al darte cuenta cuanto tiempo le dedica Satanás a distorsionarlo.

Lastimosamente una vez que ocurra la relación sexual antes del matrimonio, suceden varias cosas:

  • El premio maravilloso que esperaban, no parece tan maravilloso, al contrario, ellos empiezan a sentir celos, falta de respeto, miedo, desconfianza, culpa y/o amargura el uno por el otro.
  • Durante el periodo prematrimonial, la atracción física se vuelve el centro de la relación de la comunicación, es sustituida por la relación sexual. No habrá nada de especial en la noche de bodas o en la luna de miel. Una vez casados, ellos se darán cuenta que el matrimonio está basado solamente en el sexo. Se vuelve la única cosa que tienen en común.

Las estadísticas son negativas para las personas que se ven envueltas en una relación sexual prematrimonial. Recuerda que “todo te es lícito pero no todo te conviene”, en la espera está lo mejor.


Tomado del curso: "Noviazgo a prueba" del Centro para el desarrollo de la Familia