Viviendo en Comunidad

Por naturaleza, el ser humano es un ser relacional, familiar y comunitario. Es decir, posee también la característica de ser una persona con vocación y proyección social.

Con esta característica, por proyectarse y relacionarse socialmente, el entorno más inmediato del ser humano lo constituye la familia y la comunidad donde habita, por eso es que es tan relevante para el desarrollo integral de la persona, procurar ambientes seguros y saludables, tanto a nivel familiar como comunitario.

Bien dicen que la familia es el espejo de la comunidad. Por lo tanto, siguiendo este principio fundamental, debemos enfocarnos por establecer primeramente familias integradas y funcionales con sólidos fundamentos y valores, donde todos los miembros de la familia puedan desarrollar sus capacidades y potencialidades en ambientes felices y de gran bienestar, si aspiramos a sociedades con mejor calidad de vida. 

Las familias se desarrollan en entornos comunitarios, lugares donde deben de prevalecer el respeto, la solidaridad y una comunicación adecuada. De igual forma, deben ser espacios donde se propicien convivencias seguras y pacíficas, y vivencias amigables con el medio ambiente.

 El desarrollo y bienestar de la comunidad es también una responsabilidad de los propios habitantes y de las familias que la conforman. Una comunidad segura, solidaria, comprometida con el cuidado del medio ambiente, participa activamente en las tareas de desarrollo y en las actividades y expresiones artísticas y culturales de su comunidad aspirando, de esta manera, a construir espacios de convivencia y de mayor bienestar para los habitantes y las familias.

 Con familias saludables y comprometidas con su entorno comunitario, podemos aspirar a ciudadanos plenamente identificados e involucrados con la patria, como dice el dicho "Ninguno ama a su patria porque es grande, sino porque es suya”, y por eso es que es tan importante el sentirse absolutamente comprometido en trabajar por el bienestar y por los buenos valores.

 Vivimos tiempos en donde se hace indispensable fortalecer la solidaridad, la justicia, el amor al prójimo y el compromiso con la familia, la comunidad y la patria. En este esfuerzo, debemos de trabajar todos, uniendo voluntades y aportando iniciativas para el bienestar de nuestras familias y de la sociedad.